domingo, 4 de febrero de 2018

DÍAS DE DISTOPÍA




El objeto existe a través del sujeto, esta aportación de Immanuel Kant supuso un cambio de mentalidad respecto a todo lo anterior, aplicado al arte, supone que la producción artística se materialice a través de los ojos del que la mira, y muchas veces esa visión no tiene porqué coincidir con las intenciones creativas del artista.



Por este motivo cuando te enfrentas a una exposición tienen que pasar dos cosas: tienes que ser capaz de desprenderte de tu obra, y lo siguiente pasa por un hecho que a mí me parece mágico, se tiene que establecer un diálogo entre la obra y el que interactúa con ella y ese diálogo ya escapa al propio artista, por ese motivo hay que saber desprenderse. 

Cuanta más autonomía adquiere la pieza artísitica respecto del creador, mayor es el éxito creativo, y si se acaba convirtiendo en un icono, la magia alcanza ese punto metafísico en el que la obra pasa de objeto a sujeto.

Por todo esto, como artista, no hay nada que me parezca más importante que tener la oportunidad de enfrentarme a ese momento en que me desprendo de mis obras y analizo el diálogo que se establece, ese momento en forma de inauguración, supone para mí un campo de aprendizaje antropológico de mi misma y de lo que hago, y de golpe alguien se acerca y me comenta algo que yo misma no me había planteado, y que por supuesto no estaba incluido en mi producción consciente, pero me doy cuenta de que es cierto, esta ahí: la obra ha hablado, me traduce, me transmite a los que la contempla y me completa como artista porqué aprendo de mí.
Si encima tengo la suerte de inaugurar rodeada de familia y amigos que me apoyan, y que como mi
producción creativa, me recuerdan quién soy, se convierte en una noche mágica, en un día distópico por inhabitual, que se queda en mi recuerdo y que seguro se manifestará en mi próxima creación artística.




GRACIAS A TOD@S












No hay comentarios:

Publicar un comentario