jueves, 10 de noviembre de 2016

Grabado actual en MALLORCA: pasado y futuro



Ayer 9 de noviembre se inauguró en el Centro de Cultura y Historia Militar de Baleares una exposición en torno al grabado, una veintena de artistas exponen su obra hasta finales del mes de noviembre.

Imágenes de la exposición
La exposición está comisariada por uno de los artistas participantes Carlos Danús y vale realmente la pena, tanto por la obra como por el enfoque didáctico, ya que se acompaña de unos paneles explicativos que ayudan a comprender mucho mejor la obra y la diversidad de técnicas en el extenso mundo del grabado.
Imágenes de la exposición Carlos Danús
Es interesante también el tratamiento de la exposición, en cuanto, tal como explicó el artista Julio León, el grabado ha pasado de ser una técnica de uso a un arte en si mismo, es decir ahora no es un recurso si no que el artista lo utiliza consciente de lo que transmite, la obra nace pensada para ser grabada.
Es interesante ver como las técnicas reproductivas en el mundo del arte han cambiado en los últimos tiempos, el grabado y la fotografía han adquirido entidad por si mismas e incluso las útimas tendencias intentan devolver la individualidad a la obra reproducida interviniendo en la obra acabada,  de manera manual, conviertiéndola en un objeto casi de fabricación artesana y por supuesto irrepetible.
Imágenes de la exposición "Ciudad Imaginada"

En relación a la exposición daré una conferencia sobre el grabado y las imágenes de ciudades entre los siglos XV al XVII, es muy interesante ver como en el Renacimiento se fusionan los tratados sobre cómo debía ser la ciudad ideal, con los artistas que se prestan a retratar una ciudad imposible, donde destacan elementos que la hacen reconocible, si unimos la imprenta la difusión de las ideas está garantizada, y sin duda, si hablamos de imprenta, el grabado juega un papel fundamental.
Venecia 1500. Jacopo Barbari

La cosa se vuelve más interesante cuando ya entrando en el siglo XVII empieza a surgir un interés por la veracidad de la representación de la ciudad y es donde la nobleza, primero italiana, y luego del resto de Europa, en su afán por seguir las tendencias encarga obra para decorar su palacios y para deleitarse en su contemplación privada.
Los artistas responden a la demanda y las obras se vuelven técnicas pero también bellas, el ingeniero militar y el artista se fusionan en una sola persona o en una colaboración conjunta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario