domingo, 13 de noviembre de 2016

CERCA TROVA

Estudio para el fresco de Anghiari, copia de la obra perdida de Leonardo atribuida a Pedro Pablo Rubens.

En 1504, en diciembre, Leonardo de Vinci empieza a trabajar en el Salón de los Quinientos del Palacio Vechio en el fresco de la batalla de Anghiari. La obra hacía referencia a la batalla ocurrida en Anghiari entre Milaneses y florentinos, pero su fama se debe a la obra que la representa y al misterio que la envuelve. 
En su ejecución Leonardo contó con la ayuda de
Leonardo da Vinci Francesco Melzi
un pintor al que los documentos llaman "Ferrando Spagnuolo, dipintore" que pudo ser Fernando Yáñez de la Alameda o quizá Fernando Llanos. 
De todas las obras de Leonardo ésta es la que cuenta con una mayor documentación, lo único que falta es la propia obra. El fresco no se finalizó, aunque sí se realizó una gran parte.
En el año 1560 se pinta sobre las paredes del Salón de los Quinientos un ciclo, lo lleva a cabo Vasari, que era un devoto admirador de Leonardo y de su producción pictórica, cuesta creer que Vasari pintara sobre un fresco de Leonardo que se encontrará en buen estado.
Dibujo preparatorio para las cabezas de dos soldados 1503-1504
Existen diversas descripciones que expresan la grandiosidad y belleza de la obra de Leonardo, por tanto resulta extraño que se planteara un proyecto para cubrirlo.
Sabemos por diferentes indicios que el fresco empezó a dar problemas poco después de que se iniciará su ejecución, lo más probable es que el aceite estuviera adulterado y eso provocara problemas, tal vez ese fue el motivo de que se dejara sin terminar, esperando encontrar una solución, la cuestión es que hoy en día no sabemos en que pared se encuentra.
Fresco de Vasari para Sala de los Quinientos. 1560
En el año 1974, un norteamericano H. Travers Newton exploró los muros con una   máquina de Thermovisión, aparato que permite elaborar un "mapa térmico" de los materiales que se encuentran bajo una superficie, fue entonces cuando en el muro occidental apareció lo que Newton definió como "una capa anómala", justo debajo del fresco de Vasari. Estos datos se confirmaron con ultrasonidos que permitían obtener información de 10 cm de profundidad. La capa anómala quedó determinada como una superficie de 22 metros de ancho por 4 metros de alto; a continuación se hizo una cata que confirmó que bajo la capa habitual preparatoria del fresco de Vasari, aparecían restos de un dibujo realizado con unos pigmentos propios de Leonardo. Los análisis de uno de ellos confirmaban que era la misma preparación que  el propio Leonardo describe en su "Trattato", también hay restos de azurita, un material que nos hace pensar que no se trataba de un fresco convencional.
Detalle del fresco de Vasari
¿Vasari pintó su fresco sobre el de Leonardo? Por ahora nadie ha dado el paso al frente, nadie se ha atrevido a ir más allá en la búsqueda del fresco de Leonardo. A fin de cuentas se trata de un fresco de Vasari, lo curioso es que el propio Vasari dejó escrito en un lugar visible del fresco que pintó "CERCA TROVA", busca y encontrarás.
En el año 2012 fue confirmada la existencia de una cámara interior de aire de dos centímetros entre el mural de Vasari y la pared posterior. Muestras tomadas de la pintura apuntan al mismo tipo que la  empleada en el taller de Leonardo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario