jueves, 17 de julio de 2014

JAMES WHISTLER, el otro Dorian Gray

James Aboott McNeill Whistler
James Abbott McNeill Whistler nació un 11 de julio del año 1834 en Massachusetts aunque la mayoría de su vida adulta la pasó entre Francia y Inglaterra. Su familia tenía una posición acomodada lo que le facilitó las cosas a la hora de dedicarse a la pintura. Frecuentó los círculos de artistas contemporáneos y entre sus amistades había impresionistas, escritores, románticos, etc. Él se nutría de ellos y se convirtió en un referente estético ya en su época.
Controvertido tanto en su producción artística como también en su vida personal, Whistler siempre nadó entre dos aguas.
Su destino como militar se vio truncado cuando no superó las pruebas académicas y fue expulsado de la Academia Militar de West Point, entonces inicia sus estudios artísticos, primero siguiendo la estela de los impresionistas franceses y a continuación descubriendo la pintura japonesa que se convertirá en una constante en su vida. A través de Fantin-Latour entra en contacto con Gustave Courbet y cae rendido ante el realismo de sus pinturas, éste junto con Diego Velazquez se convierten en sus artistas de cabecera. Con Courbet  compartirá la manera de pintar y también a  Joanna Hifferman, su amada.
Joanna Hifferman retratada por James Whistler

Whistler fue un dandi, un esteta que siempre era bienvenido en las fiestas y reuniones de artistas. Con un discurso claro y conciso sobre el arte, que reflejó en sus escritos; pero también con una fuerte personalidad y carácter que le acarrearon más de un problema.
Nocturno en negro y oro
En 1877 John Ruskin escribió sobre el cuadro "Nocturno en negro y oro: la caída del cohete",  que era "como arrojar un cubo de pintura a la cara del público" y Whistler lo denunció. Aunque ganó el pleito, se arruinó por completo. Fue entonces cuando decide pasar un año en Venecia,  donde gracias a sus aguafuertes se pudo recuperar de la debacle.
En su vida personal mantuvo relaciones controvertidas, se cree que fue amante de Oscar Wilde, aunque no dudó en ser uno de los primeros en criticar su homosexualidad cuando la situación de Wilde se encontraba en su momento más comprometido.
Walter Richard Sickert
Esta relación no fue algo casual ya que también mantuvo un romance con Walter Richard Sickert, pintor reconocido, aficionado a las historias truculentas, obsesionado con la figura de Jack "el destripador", presumía en las reuniones de dormir en la misma habitación donde el asesino se había alojado. El hecho es que nunca se supo cual era la identidad de "El destripador" y varias hipótesis concluyen en que el propio Walter Richard podría ser el homicida.
Beatrix Godwin 1887
Siempre entre sombras, así transcurrió la vida de Whistler, al igual que sus pinturas donde se muestra una absoluta simplicidad, ambientes obvios, sin misterios, pero que, cuando nos detenemos a observar, inquietan. Es como si hubiera algo más que no alcanzamos a averiguar.
James Whistler obtuvo el reconocimiento en vida, en los últimos años recibió condecoraciones y títulos a ambos lados del Atlántico y encontró el amor. Se casó en el año 1888 con la viuda del arquitecto E.W. Godwin, Beatrix Godwin, con quien había colaborado en ocasiones. Tras ocho años de matrimonio Beatrix moría de cáncer, y en 1903 moría Whistler en Londres. Aunque su vida estuvo llena de idas y venidas siempre fue fiel a su estilo tanto en la pintura como en su manera de encarar la vida. Genio y figura.
James Whistler. "La madre"

No hay comentarios:

Publicar un comentario