martes, 25 de marzo de 2014

"The Baroness": la CATALIZADORA

La Baroness Elsa von Freytag-Loringhoven (1874-1927), conocida por sus amigos como "The Baroness", no fue una mujer de su época, fue una mujer de todas las épocas que aún estaban por llegar. Marcel Duchamp dijo de ella: "La baronesa no es futurista, ella es el futuro" y también era DADA, no sólo lo era, vivía DADA, pensaba DADA.
Nació pobre y murió un poco menos pobre pero supo sacarle todo el jugo al momento histórico que le tocó vivir y a su complicada situación personal. En definitiva eso es lo que hacen los artistas de verdad, ser artistas a pesar de sus circunstancias. Elsa fue una artista total: poeta, pintora, escritora, diseñadora de un mundo mágico que se enorgullecía en mostrar.
Casada tres veces, suicidada una, se marchó a Nueva York cuando en Europa toca fondo.....
 y decide fingir su propio suicidio para continuar viviendo. En Nueva York conoció al Barón que le cederá tan ilustre nombre y poco más. En 1913 después de unos pocos meses casados Leopold se marchó a la guerra, poco después es capturado por los franceses y acabó suicidándose como protesta por la I Guerra Mundial. La Baronesa se reinventa como había hecho tantas veces en su vida, utiliza su cuerpo para expresar su arte, se rapa la cabeza y se la pinta de rojo bermellón, no tiene problemas en mostrar su cuerpo desnudo, comparte su lecho indistintamente.
Regresó a Alemania, su tierra, en el peor de los momentos en 1923, a una Alemania devastada por la guerra con una deuda moral y económica imposible de asumir, allí sobrevive de las donaciones de amigos como Peggy Guggenheim.

El 14 de diciembre de 1927 Elsa, "The Baroness", muere en su piso por una intoxicación de gas, nunca se supo si ella olvidó apagarlo o alguien lo encendió, su final fue como su vida intenso e indefinido. 
La palabra que mejor la definió fue CATALIZADORA ya que si algo hizo en su vida fue dar lugar a que otros produjeran obra cuando estaban cerca de ella, lo más curioso es que siguió haciéndolo después de dejar de existir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario