martes, 18 de marzo de 2014

DOS

Platón en el s.V a.n.e. contaba en el "Timeo" como se había creado al hombre y la mujer. Él hablaba de un ser superior perfecto con cuatro brazos, cuatro piernas, dos sexos y dos cabezas, unidos por la espalda. Este ser sería excepcional, un Dios en la tierra; alguien no pudo soportarlo y con su fuerza divina separó por la mitad al ser. Desde entonces las mitades vagan por el mundo con el propósito firme de unirse a aquel que las complementa, que las vuelve a convertir en ese ser original, superior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario